Restaurante Espai Kru (Barcelona)

Espai Kru

El Espai Kru está situado en la primera planta del Rías de Galicia, en plena falda de Montjuic, y ofrece un concepto de marisquería moderna basado en la calidad del producto.

La parte principal de la carta está basada en elaboraciones sin fuego, que no “en crudo” puesto que los ceviches, marinados y otros aliños están muy presentes. La complementan otros platos calientes, basados igualmente en un producto de mucha calidad y en elaboraciones no muy complicadas pero originales.

Carta de cocktails bien escogida (no llegamos a probar ninguno) y carta de postres no muy extensa pero si variada, además servidos en raciones abundantes que permiten compartirlos entre diversos comensales y probarlos todos.

Vamos con las fotos y los comentarios de los platos.

Anchoas en salazón con pimiento asado y queso manchego: servidas bajo una campana de cristal rellena de humo, con la que las ahuman al momento y deja un agradable olor en mesa al destaparla. Para comer de un solo bocado.

Anchoas en salazón con pimiento asado y queso manchego

Ostras francesas con salsa ponzu y huevas de salmón: Ostras grandes, de calidad y deliciosas.

Ostras francesas con salsa ponzu y huevas de salmón

Carpaccio de toro con aliño de manzana y jengibre: sabroso, aunque el aliño mataba ligeramente el sabor del atún.

Carpaccio de toro con aliño de manzana y jengibre

Vieira gallega: con yema de huevo haciendo de salsa y el coral por encima.

Vieira gallega

Salmonete en cebiche: carne firme y gustosa.

Salmonete en cebiche

Tartar de Bogavante y pescado blanco con vinagreta de lima: servido con pan carasau, un pan sardo muy fino y crujiente, mucha mejor opción para acompañar un tartar que las tostadas más gruesas con las que se sirve a veces esta preparación.

Tartar de Bogavante y pescado blanco con vinagreta de lima

Ensalada de atún con sandía: preparación original, pensado para comer con la mano, pero el dulzor de la sandía tapa el gusto del atún.

Ensalada de atún con sandía

Carpaccio de wagyu con queso manchego curado y vinagreta de vino tinto: simplemente, mmmm…

Carpaccio de wagyu con queso manchego curado y vinagreta de vino tinto

Arroz meloso con setas de temporada y queso gorgonzola: arroz al dente, justo en su punto, acabado de preparar en la mesa (el gorgonzola lo acaban de deshacer tras traerlo). Sabor muy potente y redondo.

Arroz meloso con setas de temporada y queso gorgonzola

Gambas de Palamós al ajillo con jugo de sus cabezas: gambas casi crudas y un jugo delicioso. Basta decir que no dejamos que se llevaran el plato hasta que lo dejamos limpio untando pan.

Gambas de Palamós al ajillo con jugo de sus cabezas

Rodaballo salvaje frito: a pesar de lo feo del bicho, la presentación tiene su razón de ser, puesto que de este plato se come todo, tanto la carne del rodaballo rebozada como las espinas. Estas hacen de soporte para las pequeñas porciones, tan suaves que si no vigilamos al cogerlas se nos van a romper, así que mejor cogerlas con la mano o con las pinzas. Para mi, sobraba el ras el hanout en polvo que lo acompañaba.

Rodaballo salvaje frito

Piña cocorrón: pasamos ya a los postres, con este clásico del cercano Cañota. Un cubo de piña osmotizado con ron y aromatizado con menta. Recuerda mucho al clásico malibú con piña.

Piña cocorrón

Manzana manzana: en el nombre le falta otra manzana, puesto que hay tres texturas distintas de manzana. Manzana osmotizada en licor de manzana, helado de manzana y manzana deshidratada. Ligero, ideal para intercalar entre otros postres contundentes como los que se ven por detrás.

Manzana manzana

Torrija con helado de turrón: podría resultar pesada y cargante, pero tiene truco, ya que la torrija no está frita, parece flambeada con soplete. A mi no me gustan las torrijas y esta me encantó.

Torrija con helado de turrón

Raviolis de plátano en crema de vainilla de Tahití y La banda de chocolate: los raviolis me encantaron, aunque al ser el platano mi fruta favorita no puedo ser imparcial. La banda muy contundente, imposible comérsela uno solo y resulta un poco pesada para finalizar la comida.

Raviolis de plátano en crema de vainilla de Tahití y La banda de chocolate

Petit-fours de trufa con fruta de la pasión: para acompañar los cafés (muy buenos, por cierto) estos petit-fours, que igual que en el caso de la banda de chocolate, me resultaron demasiado pesados para finalizar la comida.

Petit-fours de trufa con fruta de la pasión

La cuenta final: con vino y agua, el precio final fue de 60 euros por persona, bastante comedido para la calidad de la comida y del servicio, muy atento en todo momento. Una buena opción para aquellos que no conseguimos reservar en el cercano Pakta ni en el resto de restaurantes del grupo de los Adrià.

Cuenta Espai Kru


 

Espai Kru
Carrer Lleida 7
08004 Barcelona

Mapa Espai Kru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *