Receta de Arroz con secreto y foie

Arroz con secreto y foiePasadas las navidades, improvisé este Arroz con secreto y foie como receta de aprovechamiento. De un vistazo rápido en la nevera vi que quedaba un trozo de secreto ibérico y una ración de foie que tenía que ser consumida con premura.

También recordé que había congelado el caldo que sobró de la escudella de navidad, así que ya estaba decidido. Lo malo es que, al ir a buscar el arroz, me di cuenta que solo quedaba arroz jazmín, que no era el que quería, por lo que cambié un poco la idea original. A pesar de eso, el resultado fue excelente y la receta pasará a ser de mis habituales, con este tipo de arroz o con otro.

Los ingredientes que necesitamos son:

  • Un trozo de secreto de cerdo: lo ideal es que sea de cerdo ibérico, que le dará mucho mejor sabor.
  • Una rodaja de foie fresco
  • Media cebolla
  • Arroz: un puñado generoso por ración.
  • Caldo: yo usé caldo de navidad, pero sirve de pollo o, incluso, de verduras, ya que el sabor se lo dará el foie y el secreto.

Empezamos cortando la cebolla en dados pequeños y la vamos pochando a fuego suave, hasta que empiece a ponerse transparente. En ese momento, le incorporamos la mitad de la rodaja de foie fresco también cortada a dados y vamos removiendo, hasta que el foie se deshaga por completo.

En esa grasa, salteamos ligeramente el secreto cortado a tiras finas y, cuando empiece a dorarse, le añadimos el arroz, removiendo el conjunto bien durante un minuto para que coja el sabor de la carne y el foie.

En un cazo aparte, tendremos el caldo al fuego para que esté bien caliente y lo iremos incorporando poco a poco al arroz, conforme lo necesite. Seguimos incorporando caldo hasta que esté casi al punto que lo queremos y lo dejamos evaporar, ya que se trata de un arroz seco.

Lo dejamos reposando un par de minutos y, mientras tanto, cortamos el resto del foie, que tendremos a temperatura ambiente, a dados. Lo repartimos por encima del arroz, de forma que el propio calor de este lo caliente ligeramente y ya lo tenemos listo.

Servimos en los platos y decoramos con un poco de sal negra. ¡A disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *